Taking too long? Close loading screen.

Tecnologías al servicio de la producción láctea

Loma Verde abrió sus portones para mostrar las particularidades del establecimiento. Esta unidad de producción lechera, ubicada en Arroyos y Esteros, es una de las mayores del país en volumen de producción. Durante la visita, un grupo de periodistas que fueron invitados por Granusa, pudieron conocer la historia del tambo, los trabajos desarrollados en el lugar, como también los resultados y las metas proyectadas a nivel productivo.

Allá por el 2011, iniciaba los trabajos en el que actualmente es uno de los tambos de mayor producción del país. Con el correr de los años, el establecimiento comenzó a incorporar tecnología y evaluar su eficiencia. Uno de los detalles más cuidados del tambo es la confortabilidad del plantel, lo que otorga excelentes resultados productivos, explica el Dr. Alejandro Cabañas, encargado de Loma Verde. “Hoy día, los resultados están a la vista”, añade.

Cabañas guió a los visitantes durante el recorrido por el establecimiento, y explicó los trabajos que realizan en el lugar. Loma Verde pertenece a la firma Saprocal, propietaria de las marcas “Lácteos La Pradera” y “Tambo Blanco”. Toda la producción del tambo es procesada actualmente por la industria en la planta que tiene en la ciudad de Capiatá, donde la leche se transforma en una gran variedad de productos que finalmente se comercializa en el mercado local.

Muchos son los factores que permiten llegar a buenos promedios de producción en un tambo. En el caso de Loma Verde, la confortabilidad de los animales es uno de los detalles más cuidados. El establecimiento cuenta con una moderna infraestructura, en la que se busca brinda la mayor comodidad a las vacas durante su etapa productiva.

La zona geográfica en la que está ubicada el tambo se caracteriza por las altas temperaturas y el excesivo nivel de humedad. Sin embargo, una estructura fresca y confortable para las vacas permitió incrementar el promedio de producción de leche. En el lugar alojan a los animales bajo el sistema conocido como cama de compost, donde estos permanecen durante gran parte de su etapa productiva. El galpón está equipado con ventiladores y aspersores. Es decir, se busca disminuir al máximo el estrés calórico. Además se implementó un techo con cielo raso, con lo que se logró reducir  todavía más la temperatura.

El sendero que recorren las vacas, desde el galpón hasta el área de ordeño,  tiene mallas  de media sombra. La sala de espera cuenta igualmente con estas mallas, además de aspersores y ventiladores. Para mayor comodidad de los animales, los responsables del establecimiento proyectan instalar alfombras de caucho para disminuir el tiempo que pisan el concreto al momento de alimentarse. “Las vacas suben al concreto para poder alimentarse. Para eso estamos viendo la posibilidad de utilizar las alfombras de caucho”.

Promedio  de producción. Unas 254 vacas en producción forman actualmente el plantel de Loma Verde, todas de genética Holando. De acuerdo al promedio productivo, se dividen en tres segmentos. El lote uno promedia los 28 litros diarios, en tres ordeños diarios. Pueden llegar a 33 litros por día, en el mejor momento.

El lote intermedio produce entre 20 y 25 litros diarios, y el grupo de cola ofrece una producción promedio de 18 litros. Ambos en dos ordeños diarios.  En la etapa crítica para la producción de leche, que es de enero a febrero, en Loma Verde llegan a 5.500 litros diarios. “En el mejor momento del 2018 llegamos a 7.000 litros. Pensamos que en el 2019 podríamos llegar a los 8.500 litros por día. Ese es el objetivo”.

Nutrición y reproducción. Las vacas en producción pasan el mayor tiempo del día en el galpón, prácticamente las 24 horas. Solamente salen para dirigirse al área de ordeño o si requieren de algún tratamiento en particular.  Las categorías que se encuentran bajo el galpón son: vacas en producción, animales en tratamiento, y vacas en pre-parto.

Los animales son alimentados tres veces al día. Ensilaje de maíz, expeler de soja, maíz molido, semillas de algodón, cascarilla de sorgo, sales, y un núcleo son los ingredientes de la ración que reciben. También se les ofrece fardos de avena, lo que permitió mejorar el promedio de producción en el tambo. “Pudimos sembrar y tener un buen número de fardos de avena. Implementamos en la ración desde hace un año, lo que nos está ayudando bastante en lo referente a la salud ruminal y nos da una mayor producción”.

Alrededor del 70% de la ración corresponde al ensilaje de maíz. El consumo promedio es de cuarenta kilogramos por animal. El lote uno o de élite es el que recibe el mayor volumen, explica.

En Loma Verde se produce todo el maíz empleado para ensilaje. También se cultiva avena, que posteriormente se utiliza para la producción de fardo, y soja para completar un sistema de rotación. Una superficie de 200 hectáreas es destinada para estos cultivos, con lo que se cubre las necesidades del establecimiento.

Las vacas que se encuentran en pre-parto reciben una dieta diferenciada, de mayor contenido en fibras  y menos energética. “Lo que se busca en esta etapa es que las vacas tengan una acidez leve, para tener más calcio disponible en sangre y lograr de esta manera un mejor parto”.

Los trabajos reproductivos inicial en abril y terminan en diciembre. Para vaquillas  vacas de primera parición emplean semen sexado.  Para el resto utiliza semen convencional. En Loma Verde trabajan con genética de International Protein Sires (IPS), de quien son también representantes en Paraguay.

Después de la parición, las vacas son destinadas al lote de producción de calostros y los teneros al galpón de cría. En el lugar permanecen durante treinta días. Posteriormente son trasladados a un corralito, donde quedan durante otros treinta días.  Luego pasan al potrero, para tener contacto con las garrapatas antes de ser desmamantadas. Después de noventa días, contados desde el nacimiento, son destetadas. A los seis meses de edad pasan al lote de recría. Para el primer servicio, la vaquilla debe tener 15 meses y un peso de 350 kilogramos.

En lo referente a características genéticas, el establecimiento busca animales de tamaño medio, de mucha fortaleza, y que den una materia prima con buen porcentaje de grasa y proteína.

Granusa como aliado. El Ing. Agr. Nicolás Charquero, asistente técnico de Granusa, comentó que el objetivo de la visita a Loma Verde fue mostrar el sistema de producción del tambo, su historia, su actualidad, y las proyecciones que tienen. Señaló que la empresa de la que forma parte brinda un servicio integral al establecimiento, que incluye el asesoramiento en lo referente a nutrición, infraestructura, siembra y cosecha de maíz, producción de ensilaje, entre otros detalles. “En todos estos aspectos nosotros asesoramos. También llevamos los datos de la cabaña”.

 

 

 

 

 

Fuente: Revista Pecuaria y Negocios

 

Comments are closed.

Abrir chat
1
Granusa
Hola 👋
Por favor no dude en escribirnos 😉