Taking too long? Close loading screen.

Estrategias y tecnologías de nutrición animal en el Chaco

 

En este periodo con estrés hídrico en el Chaco los productores pecuarios se ingeniaron para emplear la mejor estrategia y complementar sus planes con tecnologías de nutrición animal para sobrellevar esta difícil condición.

El Lic. Fernando Cueto, director de Formentera S.A., habló sobre el empleo del confinamiento en vaquillas en Estancia Madre Selva, ubicada en Dematei, departamento de Boquerón. Asimismo, presentó las estrategias que desarrollan para mitigar los embates de la histórica sequía en el Chaco, respaldadas por las tecnologías de nutrición.

Comentó que para alivianar el campo colocaron muchas vaquillas de reposición en confinamiento y esa decisión fue tomada en junio debido a la poca oferta de forrajes y disponibilidad de fardos. “Solíamos hacer bastantes fardos, pero este año no pudimos porque no tuvimos la lluvia acumulada para hacerlo”, explicó.

Anteriormente, el confinamiento no se realizaba en la estancia, sino solo algunas pruebas. Sin embargo, este año se optó por hacerlo debido a la poca oferta de forrajes en el potrero.

“Las vaquillas iban a ser para vientre y por la escasez de pastos decidimos confinarlas y venderlas a los frigoríficos”, añadió.

Comentó que las vaquillas entraron en confinamiento con un peso de aproximadamente 280 kg y están saliendo con 380 a 400 kg. “Mandamos bastante a frigorífico y creo que vamos a enviar todo a frigorífico para aflojar bien el campo y el año que viene armar otra estrategia para volver a poblar”, acotó.

Destete precoz

El destete precoz resultó ser una estrategia válida desarrollada en esta unidad de producción. Al respecto, Cueto indicó que los terneros fueron destetados entre los 80 y 90 días luego de haber nacido, principalmente con el objetivo de mejorar el estado de la vaca y también salvar a su cría.

La idea es hacer 70 a 80 días, aproximadamente, de consumo del balanceado de destete precoz y después ir a una dieta mucho más económica. “Sería una estrategia que veríamos más adelante y ver si los dejamos a pasto o los vendemos. Si bien no pesamos a los terneros, se ven en buen estado corporal”, resaltó.

Vacas

Entre las soluciones ofrecidas a los ganaderos, el director de Formentera S.A. habló acerca de una estrategia para superar la sequía. La falta de forraje representó un problema para las vacas, que pudieron morir, si no se buscaba una alternativa.

A partir de julio se optó por el suministro de la sal proteica a los animales, un poco de cascarilla de arroz y se complementó con un balanceado de nombre comercial Pasto Guasu. Dijo que con este producto no se depende del volumen de pasto que necesita la vaca, porque esta herramienta le ayuda a cubrir su necesidad nutricional.

“Hoy en día, comprar fardo es complicado porque no hay tanto y si se encuentra, el precio es muy alto, entonces esta es una muy buena alternativa para el productor”, resaltó.

El servicio de invierno fue suspendido por la falta de pasto y la idea es arrancar en enero con el próximo servicio. Por último, Cueto les deseó mucha fuerza a los productores y destacó que a pesar de todo hay que seguir produciendo.

Estrés

El estrés hídrico ha sido una de las condiciones críticas presentes en este periodo. Por este motivo, el Dr. César Borba, director de Granusa, habló acerca de una de las herramientas más adecuadas como lo es el confinamiento de vaquillas.

Explicó que debido a la sequía se desarrolló una estrategia para enfrentar esta situación porque la Estancia Madre Selva trabaja 100 % con pasturas. La estructura del confinamiento se hizo en 15 días y la idea era entregar los animales más pesados, es decir, arriba de los 300 kg. Los machos fueron directamente a terminación, pero en el caso de las hembras, había dudas sobre si se las destinaba a recría o a faena.

“Con las condiciones dadas era un poco difícil dejar para la recría, entonces prácticamente todo fue para faena. Ahora también traemos desmamantes de todas las categorías y las vacas entraron para suplementación de ocho días”, acotó.

En otros establecimientos, por ejemplo, desalijaron todos sus animales, pero en esta estancia con el primer estudio de costo-beneficio se hizo el confinamiento. “Compramos maíz a USD 125 y el precio de la carcasa está a USD 2,2 y con eso estamos empatando el negocio, pero el objetivo era vender a USD 2,6 para una utilidad regular”, agregó.

Actualmente, se está vendiendo a USD 2,85, por ende, el rendimiento y la utilidad son bastante buenos. “Se arriesgó en comparación con los otros productores, pero el riesgo fue con nuestro acompañamiento y hemos desarrollado productos únicos para ellos”, destacó Borba.

Explicó que los terneros fueron retirados de la madre a los 60 días y actualmente tienen 120 días bajo un balanceado de destete precoz sin pastos y van creciendo. Resaltó que la ganancia es muy buena, considerando la edad, por lo cual están en el peso normal de un desmamante o ternero de tres a cuatro meses.

“A estos animales se les va a suplementar durante siete a ocho meses, y por más que luego vengan las pasturas, se les va a seguir suplementando”, acotó.

La proyección de destete es normal y si los machos tienen buen estado corporal con peso de salida, irían a faena, mientras que las hembras a recría, dependiendo de cómo sean destetadas. Añadió que cuando se las lleve a pasto se les dará una pequeña suplementación para apuntar a un objetivo de preñarlas a los 14 o 15 meses.

En el Chaco, con la sequía extrema que se extendió desde diciembre del año pasado, por falta de agua no hubo reserva. Eso condujo a la escasez de pasto, por ende, las vacas fueron manejadas con el Pasto Guasu en la recría.

En un principio, estos animales consumían sales proteicas, pero sin el pasto debe haber alguna otra fibra para digerir. Por ese motivo, se pasó a Pasto Guasu y es el momento de recuperar las vacas.

“El destete precoz hace que la vaca se quede sin el ternero, entonces bajan los niveles de densidad nutricional y teniendo el Pasto Guasu el animal va a subir de peso, ciclar y empezar a preñar”, agregó.

Al momento de preñar las vacas es importante tener una ascendencia de peso. “También les favorecemos a los terneros al destetarlos porque les llevamos a un destete precoz en el que les damos suplementos adecuados”, concluyó.

[Material publicado en la edición de noviembre 2020 de Revista Productiva, en el segmento Ganadería Productiva, páginas 20 y 21]

Leave A Comment

Abrir chat
1
Granusa
Hola 👋
Por favor no dude en escribirnos 😉