Taking too long? Close loading screen.

Estrategias para la intensificación de la recría y engorde en ganadería de carne

Granusa organizó una salida campo para compartir experiencias sobre “Estrategias para intensificar la recría y engorde en ganadería de carne”. Se desarrolló el 24 de octubre en la estancia Estrellita, propiedad de Agroganadera Aguaray S.A. El establecimiento se ubica en el departamento de San Pedro y del encuentro participaron más de 100 personas provenientes de diferentes puntos de producción del país, así como integrantes del equipo de profesionales de Granusa y Nutron.

La salida de campo ofreció un intercambio de experiencias sobre “Estrategias nutricionales en la recría y terminación en confinamiento aplicados en la estancia” y sobre “Confinamiento como estrategia para maximizar el lucro en ganadería de carne”. También se incluyó un recorrido por el establecimiento que permitió a los invitados observar lotes de animales en pasturas y en el confinamiento, en donde se aprovechó para aclarar las dudas expuestas en la ocasión.

Asistieron al evento más de 100 personas de diferentes puntos del país, como ser San Pedro, Chaco, Pedro Juan Caballero, Concepción y de algunas zonas de la zona Sur. Los anfitriones realizaron la salida de campo en “Estrellita” porque cuenta con un sistema de recría intensivo aplicado desde hace alrededor de dos años, además de dedicarse al confinamiento de animales también desde hace tiempo.

El doctor Carlos Osorio, gerente general de Granusa, manifestó que el objetivo principal del evento fue compartir conocimientos, sobre los conceptos de recría y nutrición en confinamiento. Además de la importancia y las ventajas de acelerar el sistema de producción. “Queremos mostrar a los pecuaritas los beneficios de hacer una recría más intensiva y un confinamiento con una estrategia, para lograr mayor eficiencia y rentabilidad con la recría intensiva. Hablamos sobre los conceptos de la combinación pasto-confinamiento-agricultura, mostrando la experiencia de la estancia”, dijo.

Durante el transcurso de la jornada, el gerente general de Granusa resaltó la importancia que los productores conozcan los datos y resultados zootécnicos y financieros reales de sus respectivos establecimientos. La producción ganadera a pasto y terminación en confinamiento requieren de una estrategia de nutrición con suplementos, se recalcó. “La producción de suplementos se realiza ahora, en esta época. Es importante definir y programar qué forraje y volumen se necesitará para el próximo año”, acotó.

“Cuando se compran los animales, se tiene que ir definiendo el peso para entrar a confinamiento y peso de faena, además de planificar la suplementación de verano. Por ello, octubre es un mes decisivo para definir la producción de forrajes para el confinamiento y para la producción de pastos para el próximo verano. Es decir, la estrategia que se va a aplicar para el 2019 para alcanzar los objetivos”, expresó.

Los organizadores aprovecharon la ocasión para anunciar que recientemente Nutron recibió el premio de mejor empresa de nutrición animal y Cargill se alzó con el premio de la mejor empresa de agronegocio en Brasil. Manifestaron que, como aliados y distribuidores de productos de Nutron, están contentos y orgullos por el logro alcanzado por la compañía.

 

Estancia Estrellita. Henrique Junqueira, responsable de “Estrellita” realizó una presentación de la historia y la actualidad del establecimiento. Comentó que la estancia comenzó su actividad en 1970. Se fundó en 1974, hace 44 años, en Paraguay. Iniciaron los trabajos con pasturas y ganadería como rubro principal. Con el correr de los años empezaron a incorporar en el establecimiento la producción agrícola, con apoyo de algunos productores de Pedro Juan Caballero y Santa Rita. Poco a poco ganaron experiencia en la agricultura, hasta que comenzaron a manejar solos la actividad.

Actualmente la unidad productiva está dividida en dos sectores: Agrícola y Ganadero, lo que le permite trabajar bajo un sistema de integración productiva. El establecimiento siembra unas 13.500 hectáreas de soja en zafra. Y En la zafriña trabajan con soja, maíz y zafriña de carne en áreas con pasturas ruziziensis.

En el sector ganadero cuentan con unas 8.000 hectáreas de pasturas, con 20.000 cabezas bovinas en promedio. La terminación se realiza en confinamiento, donde llegan con desmamantes que están por encima de los 200 kilogramos; luego ganan peso en las pasturas hasta alcanzar los 350 kilogramos. Posteriormente pasan al confinamiento para la terminación, de donde salen con un peso superior a 500 kilogramos.

Manifestó que por el momento el objetivo de la estancia es continuar con el equilibrio entre ambas actividades, mediante la integración agrícola pecuaria. “No quiero aumentar la actividad agrícola ni tener menos superficie de pasturas. Actualmente mis pasturas son todas originales. No tengo pasturas implantadas en áreas de soja. Hoy tengo unas 230 hectáreas que habilitamos este año, donde quiero hacer una recría a la llegada de los desmamantes. A los que llegan con una baja condición corporal vamos a proveerles un balanceado para que se recuperen bien y después los enviaremos al retiro para la recría”, explicó.

RSE. La encargada del departamento de acción social de Agroganadera Aguaray, licenciada Karina Benítez, presentó los trabajos de Responsabilidad Social que la firma desarrolla internamente y en las comunidades de su influencia. Se trata de un emprendimiento con más de 40 años de acompañamiento a las familias más vulnerables de las comunidades cercanas a la estancia. De esta manera, participa en el desarrollo sostenible de la comunidad y los servicios locales.

La población meta del establecimiento se encuentra lindante con las colonias del municipio de General Isidoro Resquín (San Pedro), principalmente con el departamento de Canindeyú; como de las zonas de 8 nucleares: de Crescencio González, Ara Vera 1ra y 2da Línea, Estrellita 1ra y 2da Línea, Centro Urbano Estrellita, Esperanza Martillo y San Vicente.

El objetivo es contribuir con el desarrollo de la población vulnerable para que alcancen sus metas y el mejoramiento de la calidad de vida. Trabajan en las áreas de salud, educación, nutrición y con los pequeños productores, facilitando oportunidades laborales y la participación social para mejorar el desarrollo sostenible de la población.

La firma contribuye con el crecimiento de las comunidades de la zona, mediante la generación de empleos y distribución de leche de soja para la merienda escolar para 38 instituciones educativas. La entrega de canastas básicas de alimentos para las familias más vulnerables en la época de Navidad o para comedores comunitarios de manera semanal. La reparación y el mantenimiento de escuelas, además de las entrega de materiales didácticos al inicio de las clases igualmente constituye parte de la acción social encarada por la agroganadera.

A esto se suma la colaboración mensual con el puesto de salud de San Vicente y con las comisarias de la zona. Además, favorece con becas mensuales o semestrales a estudiantes universitarios y de nivel medio para que continúen con sus estudios.

Destacó también el fomento de huertas comunitarias y escolares, la audición de programas radiales educativos semanales o la tarea de alfabetización de adultos en centros de aprendizajes en sus comunidades. Desde el 2010 hasta el año 2017, la empresa brindó apoyo a más de 335 productores de soja con habilitación de nuevas áreas, llegando a un total aproximado de 1.675 hectáreas mecanizadas. Estancia Estrellita tiene un costo total en donaciones anuales a las comunidades de 525.861.000 de guaraníes.

Estrategias nutricionales en recría y terminación. A su turno el técnico comercial de Granusa, Aldo González, mostró los trabajos de acompañamiento por parte de Granusa, Cargill-Nutron a la agroganadera. En el sector ganadero, explicó, realizan tareas de acompañamiento en recría y terminación. En la etapa de recría, cuentan con un local donde llegan los animales, con protocolos de recepción que incluyen pesaje, caravaneo, marcación, sanitación y clasificación. Luego son destinados a potreros definidos con una suplementación estratégica acorde a la época del año.

El objetivo de la recría es ganar el máximo peso posible a pasto, por un periodo de entre 8 a 11 meses de edad. Producir el máximo peso vivo, con el menor costo posible de ganancia de peso. También trabajan en el aprovechamiento de pasturas ruziziensis.

La estrategia de nutrición se establece según la categoría. Así, para animales seleccionados de media y cabecera, son destinados a un local con suplementación acorde a la época, sal proteica seca en invierno y proteica agua en verano. Para animales cola, desde 180 kilogramos para bajo, reciben suplementación estratégica de mayor consumo, para lograr una ganancia mayor de peso y que lleguen al mismo tiempo con la media y cabecera.

En pasturas de baja calidad (Humidícola), los animales reciben una suplementación en raciones de 3 gramos. Posteriormente, los animales pasan a otro local que está próximo al confinamiento, donde realizan la selección de animales de 270 kilogramos para arriba. Y ahí permanecen hasta alcanzar los 300 o 430 kilogramos. Luego pasan a la terminación, en confinamiento.

El técnico comentó que el objetivo de la terminación en confinamiento es acelerar el proceso productivo, la integración agrícola-pecuaria, ajustar la capacidad de producción de forraje y potenciar la ganancia de carcasa. Los animales entran a confinamiento con 300 y 430 kilogramos, desde febrero hasta diciembre, lo que representa un promedio de 115 días. Y en enero se aprovecha para hacer limpieza.

“Granusa, con el acompañamiento del equipo de Nutron, trabaja con el equipo de la ganadera para establecer estrategias y planificaciones. Utilizamos algunos programas para el control y manejo del consumo, análisis de insumos bromatológicos para ajustar las proyecciones”, agregó.

La cantidad de animales terminados en confinamiento en el año es de 13.500 cabezas, con un peso de entrada aproximado de 335 kilogramos y salida de 495 kilogramos. El rendimiento de carcasa es de 55,15%, en 115 días de confinamiento, y un precio promedio de venta de carcasa de 3,20 dólares.

 

Herramienta para maximizar la rentabilidad. El representante de Cargill, Ronaldo Casoti, manifestó que la recría es considerada como el proceso más largo en el sistema productivo de carne. En el sistema de recría tradicional se tienen desmamantes de entre 180 y 200 kilogramos de peso vivo. El macho va a engorde a pasto o confinamiento. También se trabaja con la opción de venta de novillo flaco y la vaquilla es para reposición o faena con 360 kilogramos.

Explicó que en recría se pueden aplicar diferentes estrategias de suplementación, reflejadas en el desempeño animal, peso, calidad de carcasa y rentabilidad. En sistemas de producción a pasto es prácticamente imposible mantener constante la oferta y el consumo de forraje de alta calidad durante todo el año. Afirmó que la recría, por ser el periodo más largo, generalmente pasa por periodos de sequías y lluvias en la estancia. Por ello, es necesario conocer los valores nutricionales para hacer un ajuste de la estrategia durante el año.

En periodos secos, se tienen pastos de baja calidad. Esta es la principal limitación para la ganancia de peso; y en periodos de lluvia, alta calidad de pasturas. Expresó que teniendo en cuenta las diferentes situaciones que se presentan, la suplementación es la única solución y la mejor opción.

Las tres estrategias en recría. Ronaldo Casoti señaló que si se toma una curva de crecimiento normal, un animal con suplementación de “sal mineral”, con 180 kilogramos al destete, pasa por la primera sequía (mayo a julio) y llega hasta cerca de los 34 meses. “Pasa la primera sequía perdiendo peso. Cuando entra en período de aguas, gana peso. Luego pasa por otra sequía y vuelve a perder. Es el famoso y conocido novillo acordeón”, agregó.

Destacó que cuando realiza una suplementación estratégica con “sal proteica” y “sal aditivada” en las aguas, se acorta el periodo a unos 25 meses. Y cuando se trabaja intensificando aún más en las pasturas, se consigue acortar a 22 meses.

En otro momento indicó que la cotización de bovinos tuvo un comportamiento atípico este año. Según los datos de la Asociación Rural del Paraguay (ARP), el precio del ternero está 356 dólares y el novillo en 440 dólares. En promedio son unos 290 dólares. “Para hacer frente a estos precios, tenemos dos opciones: llorar y esperar que los precios suban o hacer una suplementación”, dijo.

Entre las estrategias de suplementación que se pueden utilizar mencionó el Suplemento Mineral, la Sal Proteica o una Proteica energética. Resaltó la importancia de hacer bien las cuentas para conocer los costos reales de la operación. El confinamiento es una herramienta de manejo de pasto que ayuda a intensificar la recría y potencializar la mejor etapa a los animales jóvenes en la estancia. El confinamiento sirve para adelantar la faena y para alcanzar una mayor rentabilidad. Proporciona calidad de carne y una estandarización de carcasa con un animal con buena terminación.

El especialista recomendó a los productores definir la mejor estrategia nutricional, además de comprender las limitaciones y la oportunidad, propuso utilizar la solución adecuada de suplementación. Instó a evaluar los resultados e implementar las nuevas acciones e indicó que el objetivo debe ser maximizar el número de kilogramos por hectárea al año. Resaltó finalmente la importancia de la gestión y el trabajo en equipo.

 

 

 

Fuente: Revista Pecuaria y Negocios

Comments are closed.

Abrir chat
1
Granusa
Hola 👋
Por favor no dude en escribirnos 😉